Laura Baena presenta su libro ‘Yo No Renuncio’, una historia personal de renuncia de la que nació un movimiento que suma más de un millón de mujeres

Laura Baena, fundadora del Club de Malasmadres y presidenta de la Asociación Yo No Renuncio, ha presentado su último libro, ‘Yo No Renuncio’, en el que cuenta cómo la renuncia se convirtió en el germen de la lucha por la conciliación real y de la creación de una comunidad, el Club de Malasmadres, formada ya por más de un millón de mujeres que se enfrentan a idénticos problemas.

La autora vuelve a tomar la palabra para hablarnos de su realidad, su historia y su verdad, que es la que comparten muchísimas mujeres. Sus experiencias, emociones, reflexiones e ideas se cruzan en estas páginas, de auténtica catarsis, con información de estudios y datos rigurosos sobre la maternidad y la conciliación, campañas, peticiones y muchas entrevistas, historias, anécdotas y aprendizajes de otras mujeres. Entre los datos, aportados por los estudios realizados hasta la fecha por la Asociación Yo No Renuncio, destacan algunos como que una de cada dos mujeres ha sufrido una pérdida salarial tras ser madre o que seis de cada diez renuncian a su carrera profesional.

descargate el libro yo no renuncio gratis

Laura Baena parte de su propia experiencia para ahondar en una realidad invisibilizada, que sin embargo afecta a miles de mujeres en España y en todo el mundo: el hecho de que ser madre penaliza a nivel laboral y personal. Valiéndose de la colaboración con Maite Egoscozabal, responsable de Investigación Social del Club de Malasmadres, y de la voz de muchas mujeres conocidas y anónimas, la autora abre los ojos a las creencias sesgadas sobre la maternidad, invitando a reflexionar y reaccionar. Su objetivo: impulsar una revolución social que rompa con el silencio y genere un cambio real. 

¿Hasta cuándo las mujeres van a tener que seguir renunciando? ¿Por qué se ha normalizado una dinámica que pone contra las cuerdas el deseo de ser madres frente al resto de ámbitos de realización personal? La conciliación real sigue siendo una gran asignatura pendiente para la sociedad y las empresas, y la creadora del Club de Malasmadres ha decidido poner de manifiesto esta injusta realidad a la que, solo en España, aún se enfrentan cientos de miles de mujeres.   

Con el estilo directo y claro de Laura, que engancha desde la primera línea, este libro, un acto en sí mismo de sororidad y generosidad, quitará vendas y agitará conciencias poniendo el foco en un problema real todavía lejos de desaparecer. El libro invita a todas y todos a reflexionar, para que cada mujer escriba y analice su propia historia.

La maternidad sigue sin tener el reconocimiento social ni económico que merece, y continúa siendo, además, incompatible con muchos otros ámbitos de la vida de la mujer. Ser madre supone aún en muchísimos casos renunciar a tu carrera profesional, a tu vida, a ti misma.  La conciliación no es una realidad, y la pandemia aún lo ha puesto más de relieve. 

«Nos queda tanto, tanto… Ni siquiera una pandemia mundial ha servido para romper con lo establecido. No ha sido suficiente para repensar el modelo laboral actual y romper las normas de un sistema obsoleto, que se aferra como puede a las jerarquías marcadas y a un sistema machista, donde los hombres siguen teniendo sus privilegios por el mero hecho de ser hombres y donde las mujeres somos las eternas cuidadoras invisibles por el mero hecho de ser mujeres”, asegura Laura Baena. 

“No queremos estar en un segundo plano, queremos estar a vuestro lado, con los mismos derechos y oportunidades, porque es de justicia social”, añade la autora.   

La presidenta de la Asociación Yo No Renuncio denuncia en el libro que los relatos sociales que han construido el ideal de madre durante las últimas décadas giran en torno a la figura de una mujer capaz de elegir libremente el camino que le lleva a sentirse realizada: una mujer que «puede con todo», una superwoman que no ve su vida social y en pareja apenas afectada por la llegada de un bebé.  

En opinión de Laura, “conciliar se ve como una tarea muy compleja y cara, pero no es así”. “Dar flexibilidad, escuchar activamente, mejorar procesos y compactar jornadas no tiene por qué tener un coste económico. Todo lo contrario, si implementas medidas de conciliación, recibirás compromiso y responsabilidad por parte de tu equipo. Porque la clave es la confianza y la comunicación”, añade.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.